La batería de litio más grande del mundo es de Tesla, está en Australia y abastecer a 78,000 hogares

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO.-  La batería de iones de litio más grande del mundo y con mayor capacidad de almacenamiento se encuentra en Hornsdale Power Reserve, en Australia Occidental. Esta megabatería equipa baterías Tesla y ha ampliado su potencia en 50 megavatios (MW): ahora tiene una capacidad de 150 MW (o 193,5 MWh).

Operada por la compañía energética francesa Neoen, la batería ya ha reducido los costos de estabilización de la red en aproximadamente 40 millones de dólares en su primer año de operación, y ha ahorrado a los consumidores 116 millones de dólares durante 2019, según los medios locales.

Evitar apagones y reducir costos

La batería cubre aproximadamente una hectárea de tierra, y se sitúa en el parque eólico Hornsdale, a 15 km al norte de Jamestown. Este parque eólico es actualmente el mayor generador de energía renovable del sur de Australia, y suministra la electricidad que almacena esta enorme batería.

La enorme batería, que usa la misma tecnología que las baterías de los coches eléctricos de Tesla, está formada por celdas Samsung. Hasta ahora, esta instalación tenía una capacidad de almacenamiento de 129 MWh con una potencia instalada de 100 MW.

Para hacernos una idea de lo que significa toda esta energía, la planta fotovoltaica que ha puesto en marcha recientemente Iberdrola en Cáceres se planeó con una potencia inicial de 150 MW, equivalentes al consumo anual de 78.000 hogares. Sin embargo ha entrado en operación con una potencia instalada de 500 MW.

Lo que hacen las baterías es suavizar los flujos de energía que pueden amenazar la estabilidad de la red cuando se vuelven inestables, evitando, por ejemplo, apagones. Por ello no está pensado para un uso prolongado, sino como rescate en situaciones críticas.

El objetivo principal de un sistema de almacenamiento de energía es soportar la red y permitir una utilización de la generación solar y eólica de forma más barata y rápida, además de libre de emisiones.

La principal ventaja es que la batería se carga cuando hay exceso de energía a un menor coste, y se puede descargar cuando es alto, bajando el precio medio por hora para el consumidor.

Fue en 2017 cuando Tesla ganó el contrato y construyó en 60 días esta reserva de energía, a raíz de una crisis energética en Australia. Por entonces Tesla aseguraba que la batería podría suministrar electricidad a 30.000 hogares durante aproximadamente una hora antes de descargarse.

La de Tesla no es la única batería de estas características. El Reino Unido está construyendo el proyecto Minety de 100 MW, y en Estados Unidos hay una serie de proyectos de almacenamiento de 100 MW, como Clean Power Alliance Lancaster, AES Alamitos and Arizona o Strata Oxnard, así como el proyecto Vistra Moss Landing de 300 MW y el enorme proyecto Florida Power and Light de 409 MW.

Hace poco también supimos que Tesla desarrollará junto a la energética Pacific Gas & Electric una instalación de almacenamiento de energía eólica y solar en la central eléctrica de gas de Moss Landing (Monterrey, California).

Estará integrada por 449 unidades de la Tesla Megapack, una batería de almacenamiento en red de 3 MWh

Fuente: motorpasion.com