China da por controlada la epidemia tras siete semanas de guerra médica

ABC.-  El doctor Zhong Nanshan, «héroe» contra el coronavirus, cree que la pandemia se controlará en junio si el mundo aplica las mismas medidas draconianas

Después de siete semanas de paralizar el país y encerrar a sus casas a 1.400 millones de personas, China ya da por controlada la epidemia del coronavirus, que estalló en enero en Wuhan. Justo un día después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la declarara una pandemia por su propagación global, el país donde se originó ve la luz al final del túnel. «Hablando en general, el pico de la epidemia ha pasado para China», se congratuló el jueves el portavoz de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng.

Los casos nuevos diarios vienen disminuyendo desde hace tres semanas y el miércoles se registró un nuevo mínimo: solo 15, ocho en Wuhan y los otros siete menos uno importados de otros países. Por primera vez desde el estallido del brote en dicha ciudad, que sigue en cuarentena desde el 23 de enero, el incremento de casos es solo de un dígito, según informa la agencia estatal de noticias Xinhua. El recuento del jueves arrojó ocho nuevos casos, tres de ellos importados, y siete víctimas mortales. Atrás quedan los durísimos días de febrero en que los casos diarios se contaban por cientos o miles y los hospitales quedaban desbordados, como está ocurriendo ya en Corea del Sur, Italia y España. El incremento llegó a ser de 15.000 enfermos en un solo día, el 12 de febrero, por la inclusión de los diagnósticos mediante escáner pulmonar, un criterio luego retirado.

Tras casi dos meses de «guerra total» contra el coronavirus, la epidemia ha sido acotada a Hubei, que sigue cerrada pero donde ya se han levantado algunas restricciones dentro de sus ciudades. «Si el mundo aplica estas medidas draconianas, la pandemia estará controlada en junio», calcula el doctor Zhong Nanshan, «héroe» contra el SARS y el coronavirus, recoge la Prensa china.

A tenor de las cifras oficiales, la neumonía Covid-19 ha dejado más de 80.000 enfermos, de los que han fallecido 3.176. Ya han sido dados de alta 64.100 (80 por ciento de los infectados), más de la mitad en Wuhan y muchos de ellos todavía en centros de cuarentena por las recaídas de algunos pacientes. Aunque todavía quedan hospitalizados casi 13.500 enfermos, de los que 4.000 están graves, China ya piensa en su siguiente lucha: la recuperación de la economía, muy dañada, y la vuelta a la normalidad.